logo y enlace IGME (Mº Economía y Competitividad)

Formulario para apadrinar un Lugar de Interés Geológico

Apadrinar un Lugar de Interés Geológico es gratuito y muy sencillo. Si estás interesado sólo tienes que rellenar el siguiente formulario.


Datos del padrino/madrina


Lugar de Interés Geológico que vas a apadrinar

IC003 - Edificio del Teide Ver descripción LIG)

La morfología de un estratovolcán, la gran erupción final de las coladas negras y las fumarolas del cráter. Morfológicamente, la montaña de El Teide tiene dos partes bien diferenciadas. La gran masa principal y el Pico final de la cumbre. La erupción del Pico fue, sin duda, la última de las resurgencias del Teide que rellenó el cráter anterior y, casi en su totalidad, el antiguo cráter de La Rambleta, una depresión con forma de herradura abierta al NO, de 850 metros de eje mayor, con un borde externo a 3.555 metros de altura. En la actualidad, el borde norte de este cráter está oculto por las coladas posteriores que, mayoritariamente, se emitieron hacia el norte. El actual Pico del Teide es un cono perpecto de 720 metros de diámetro y 160 metros de altura. En su cima tiene un cráter semicircular de 70 metros de diámetro y 45 m de profundidad del que surgen pequeñas fumarolas activas que expulsan gases de azufre de 86ºC. Las coladas negras son la última erupción que ha tenido el Teide y fueron emitidas por el Pico. Tienen una composición traquifonolita y su color negro se debe al carácter vítreo de su textura. Es decir, las coladas, al salir del cráter, se enfriaron rápidamente y no hubo tiempo para que el magma pudiera cristalizar más minerales que los pequeños listones blanquecinos de feldespato. Se extendieron en todas las direcciones de manera radial, derramándose preferentemente por el flanco norte del volcán, donde rodearon al domo fonolítico de Pico de Cabras. Por el flanco sur descendieron hacia Montaña Blanca, a la que cubrieron solo en parte ya que desviaron por el barranco de separación entre ella y el Teide. Sin embargo, algunos restos de los frentes de las coladas se desmembraron y rodaron ladera debajo de manera independiente hasta situarse encima de las pómez blancas de Montaña Blanca. Estos restos se pueden ver en la subida a la montaña y son los denominados popularmente Huevos del Teide. La actividad fumarólica del Teide se limita a emisiones difusas en el interior del cráter del Pico. Unos 2/3 del volumen de gas emitido es vapor de agua. El resto de los gases son, primordialmente, compuestos de azufre y nitrógeno. La sublimación del azufre en las salidas de las fumarolas dio origen en el pasado a depósitos minerales que se explotaron industrialmente.
Los campos con un * son obligatorios